tarima marbella

El comedor es un espacio funcional, que requiere materiales prácticos y resistentes, así como tapicerías fáciles de lavar y mantener. Pero podemos colocar tarima flotante en tu comedor como en otras partes de tu hogar.

La configuración y la distribución para tu hogar deberían ser parcialmente y realmente flexibles, pues hay que tener en cuenta que el comedor debe resultar igual de cómodo y acogedor en un comida de cuatro personas que en una reunión familiar.

Y esta diversidad de situaciones debe estar contemplada de antemano. Para solucionar el problema de las plazas resultan ideales las mesas extensibles (con alas, tipo libro etc.). Las sillas, por su parte, deben ser cómodas. Las que tienen brazos son perfectas, pero requieren más espacio.
En cambio, si elegimos la alternativa de las banquetas o los pufs de madera, hay que valorar la posibilidad de completarlos con cojines.

Una buena sugerencia para la mesa del comedor

Suele ocurrir que las seis u ocho sillas que acompañan habitualmente a la mesa no sean suficientes el día que tenemos una comida familiar en casa. En ese momento, recurrimos a las sillas del office o de la terraza, creando un “caos” visual importante. Para evitar este problema, la mejor opción es elegir la misma silla del comedor como auxiliar para el vestidor, el dormitorio o incluso en las habitaciones infantiles. De esa forma, se tiene una mesa en orden e integrada cuando se precisa.

Ganar espacio de almacenaje

En los comedores clásicos es habitual contar con un mueble que nos permita tener a mano el servicio de mesa, con armarios para la vajilla y la cristalería, y algún cajón para las mantelerías y las cuberterías. La elección de la pieza dependerá básicamente del espacio disponible y el estilo de la estancia. En comedores de tendencia actual, una opción muy apropiada es la disposición de un aparador o un módulo bajo, que coordine con el resto del mobiliario. Si no hay mucho espacio, será práctico contar con un carrito con ruedas, que nos sirva de superficie de apoyo a la hora de servir la mesa.

Las alacenas son la opción más completa, por su gran capacidad de almacenaje, y se encuentran en todos los estilos, desde el clásico al más rústico. El principal inconveniente es su gran peso visual, por lo que, cuando no sobran los metros, conviene decantarse por piezas lacadas en color blanco o decapadas en tonos suaves, así como por modelos con los frentes de cristal o tela de gallinero.

Con biblioteca

Un comedor independiente puede ser la estancia apropiada para crear una gran librería de obra.

Sistema modular

Los muebles auxiliares deben mantener la proporción con la mesa de comedor; los sistemas modulares permiten unir dos piezas idénticas para lograr la medida que mejor se adapta a nuestro espacio.

Aparador

Junto a la mesa, conviene contar un mueble auxiliar que nos permita tener a mano la vajilla y la cristalería.

Estantería

Una opción para enriquecer la zona del comedor es crear una estantería de obra; la de la imagen, combina dos acabados de madera.

Alacenaje

Si el espacio lo permite, una vitrina es un auxiliar perfecto en el salón, pues a la practicidad se une su gran belleza.

No es conveniente abordar, para tu hogar, el comedor como un espacio independiente, o con otro tipo de tarima flotante, podemos cometer el error de no usarlo con la frecuencia necesaria. Es recomendable ubicar el comedor en zonas que sirva de complemento como el salón o la cocina que suelen ser puntos importantes del hogar.

Puedes conocer más información para tu hogar en Marbella y la colocación de una tarima flotante. ¡Te seguiremos informando!